Visión de la Reserva Comunal Amarakaeri

Al 2036, la Reserva Comunal Amarakaeri (RCA) es reconocida por las autoridades y población en general del Perú y del mundo como patrimonio cultural y natural de la humanidad, por ser el lugar de origen del pueblo harakbut e integrante de la Reserva de Biosfera del Manu. Esta identificación con el territorio es compartida con los pueblos indígenas yine y matsiguenka y otros pobladores que residen en su zona de amortiguamiento, y desde esta visión se trabaja una estrategia de conservación cogestionada entre todos los involucrados en espíritu intercultural, propiciando que la RCA se convierta en un motor de desarrollo.

Se mantienen las funciones de los ecosistemas de la Reserva, como Cumbres, Pacales, Bajiales y Bosque Bajo, priorizando la calidad del sistema hídrico en las cabeceras de cuencas y los ríos Karene (Karere), Eori, Isiriwe (Aisiri), Wasorok’ö’ë (río turbio), Mberowe (río de aves noctunas Beroto) y Wandak’ö’ë (río limpio); también se mantienen las poblaciones de especies amenazadas, como lobo de río, nutria, oso de anteojos, jaguares, maquisapa, sachavaca, venado y su gran diversidad de aves, así como las especies endémicas reconocidas por los pueblos indígenas del área y desconocidas para la ciencia. Asímismo, se mantiene la conectividad de los ecosistemas en el marco del corredor de conservación internacional Vilcabamba-Amboró y de los corredores de conservación Manu-Tambopata y Purús-Manu. Los valores culturales indígenas sobre los bosques y sus funciones ecosistémicas contribuyen a los esfuerzos mun- diales de mitigación y adaptación al cambio climático bajo el enfoque de REDD+ Indígena Amazónico.

También se reconocen y protegen los lugares sagrados del pueblo harakbut: viwimba (tierra de víboras), los tres rostros en piedra, las amanas, los sitios de antiguas guerras, los caminos de intercambio con los incas, los restos de malocas (akwey), donde vivían y realizaban los ritos de iniciación los pueblos origi- narios de la RCA, y se revitaliza la cultura viva de los tres pueblos (harakbut, matsiguenka y yine), como el conocimiento ancestral sobre la naturaleza, los nombres de plantas y animales; las lenguas y sus va- riantes dialectales; las prácticas ancestrales de caza, recolección y pesca; el uso de plantas medicinales y los cantos curativos (e’chua y ebachi’poa), pinturas corporales con tintes naturales (embapih’kaë) y ornamentos rituales (tankas, pebet y machinoe) y su significado; las danzas rituales (sine), y los mitos como el árbol mitológico wanamei y el héroe cultural harakbut Marinke y las creencias sobre los tres mundos (kutaeri o wachipay, waweri y duberi), valores culturales que son compartidos con los poblado- res de los asentamientos migrantes que viven en la zona de amortiguamiento e influencia de la Reserva.

Las comunidades beneficiarias y los actores indígenas representados por sus organizaciones (Federa- ción Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes – Fenamad y Consejo Harakmbut Yine Machiguenga – Coharyima), a través del ECA Amarakaeri, lideran e integran a las poblaciones vinculadas a la RCA de manera organizada, para fomentar su involucramiento en el Comité de Gestión, donde apoyan en la conservación y aprovechamiento sostenible de la Reserva. Ya no se encuentra población migrante que resida en la RCA y realice actividades ilícitas como minería ilegal. Las poblaciones locales participan en la labor de monitoreo y vigilancia comunal, y son sensibilizadas constantemente a través de actividades de educación ambiental intercultural y comunicaciones. Las instituciones académicas regionales, nacio- nales e internacionales realizan investigación biológica y sociocultural en beneficio de las comunidades y de la población local. El Comité de Gestión facilita la coordinación con otras autoridades competentes del Estado a nivel nacional (Ministerio del Ambiente – Minam, Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental – OEFA, Autoridad Nacional del Agua – ANA, Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre – Serfor, Ministerio de Comercio Exterior y Turismo – Mincetur, Ministerio de Cultura – Mincul, Ministerio de Salud – Minsa, Ministerio de Educación – Minedu, Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroali- mentaria – Senasa y Defensoría del Pueblo), regional (gobierno regional y sus gerencias y subdireccio- nes, Serfor Cusco, Policía Nacional del Perú – PNP, Fiscalía y otros) y local (municipalidad provincial del Manu y distritales de Fitzcarrald, Madre de Dios, Huepetuhe, Kosñipata y Camanti) para la conserva- ción, restauración, fiscalización y aprovechamiento sostenible del área. Esta labor es fortalecida gracias al apoyo de las organizaciones aliadas respetuosas de los lineamientos establecidos en el marco de la cogestión de ECA y SERNANP y las costumbres y derechos de los pueblos.

Estos trabajos de conservación de la naturaleza y revitalización de la cultura son el motor del desarrollo económico local como parte de una visión de vida plena. De acuerdo con el enfoque de REDD+ Indígena Amazónico, se implementan los Planes de Vida de las Comunidades para fortalecer la gestión territorial. Se promueve el turismo y el aprovechamiento de recursos en el área mediante planes de manejo con fines comerciales, como alternativas económicas, y las actividades tradicionales de economía indígena de las comunidades —de caza, pesca y recolección— son trabajadas de manera sostenible en el marco de la zonificación de la RCA, protegiendo la diversidad de especies de peces, animales, aves y todo tipo de organismos. Se fomentan también otras actividades compatibles y formales con la RCA en su zona de amortiguamiento y comunidades beneficiarias, como el aprovechamiento del aguaje, la castaña, el palmiche, la agroforestería y el manejo de bosques para la extracción legal de madera y producción de artesanías, así como la revalorización de cultivos tradicionales indígenas amazónicos en un marco de soberanía alimentaria. Todas estas actividades son acompañadas con asesoría técnica y monitoreo para asegurar su máximo impacto en el desarrollo social con un mínimo impacto ambiental.

Se consolida la cogestión como modelo exitoso de gestión participativa. Las actividades y las experien- cias positivas trabajadas en el marco de la cogestión entre SERNANP y el ECA Amarakaeri y sus comuni- dades beneficiarias, con el apoyo del Comité de Gestión, ayudan a mejorar el régimen especial de admi- nistración de las reservas comunales, fortaleciendo la unidad de cogestión entre la Jefatura del área y el ECA Amarakaeri para conservar, mediante una eficaz administración, manejo, monitoreo y vigilancia, la RCA. Se alcanza asimismo la sostenibilidad financiera y de este modo se logra una gestión descentrali- zada, con presencia de sedes técnico-administrativas de la Jefatura y el ECA en los distritos de Camanti, Madre de Dios y Manu, y con infraestructura de vigilancia y control con personal guardaparque y vigi- lantes comunales debidamente capacitados y equipados en los ámbitos priorizados. El ECA Amarakaeri asume de manera progresiva sus funciones de administración del área en el marco del cumplimiento de sus funciones conforme al contrato de administración y el Régimen Especial.

PLAN MAESTRO de la Reserva Comunal Amarakaeri 2016-2020