La minería informal de oro se ha establecido en el área de amortiguamiento de la reserva comunal del pueblo Amarakaeri poniendo en peligro no solo el medio ambiente, también generando graves problemas sociales y evasión de impuestos.