En tiempos de crisis por la pandemia del coronavirus, el aprovechamiento sostenible de la castaña, promovida por la cogestión de la Reserva Comunal Amarakaeri (ECA Amarakaeri y SERNANP/JRCA), se convirtió en el principal complemento para algunas comunidades socias de esta área natural.

Se trata de las comunidades nativas socias de Puerto Azul Mberowe, Boca Isiriwe y Masenawa, pertenecientes al pueblo originario Harakbut, que comercializaron en esta zafra 2020 más de 800 barricas de castaña, cumpliendo con las medidas necesarias para prevenir el también llamado COVID-19.

Las reservas comunales son una categoría de ANP distintas y coadministradas junto a los pueblos indígenas, que permiten usufructuar los recursos a los beneficiarios o socios. Recordemos que desde el año 2015 se promueve esta práctica en 4 comunidades socias del ECA Amarakaeri (las ya mencionadas y Diamante), fortaleciendo capacidades locales en la cosecha, postcosecha, comercialización, calidad entre otros.

Desde un primer momento de fortalecer la iniciativa, venimos caminando juntos, inclusive en conseguir el mercado seguro, aunque ahora no es buen momento por el precio bajo de la castaña.

En diálogo con ECA Amarakaeri, Venancio Corisepa, recién electo jefe de la comunidad nativa Puerto Azul Mberowe, señaló que la práctica de la castaña está ayudando en el sustento de las comunidades pese que, a comparación del año pasado, su precio ha bajado.

“La castaña nos ha beneficiado. Es útil y necesaria. Como nueva directiva, queremos mejorar la coordinación con nuestro comité para seguir trabajando con nuestros socios”, expresó el líder indígena desde su comunidad, quien también agradeció al ECA Amarakaeri por estas acciones de mejorar la economía local de las comunidades.

MEDIDAS DE PUERTO AZUL ANTE EL COVID-19

El o’po de Puerto Azul también hizo mención sobre las acciones que se están tomando en su comunidad para prevenir la expansión del coronavirus. Dentro de las medidas se encuentra la conformación de un comando COVID y el uso de plantas medicinales.

“Nuestro comando está conformado por jóvenes. Ellos controlan el transporte fluvial y el ingreso de extraños. Hacemos control de limpieza con huito y ajo ajo. También nos estamos protegiendo con hierbas ancestrales”, indicó.

Asimismo, manifestó su preocupación por la falta de personal médico en la posta de la comunidad. Señaló que por un plazo de 15 días reciben la visita de personal técnico de salud de Boca Manu.

“Tenemos una posta que desde hace años estamos luchando para que sea reconocida y no hay resultados. No hay personal técnico. Nos está apoyando el puesto de salud de Boca Manu de manera temporal. Esto debería ser permanente”, exhortó.